9/7/14

Reseña: La probabilidad estadística del amor a primera vista, de Jennifer E. Smith

Título: La probabilidad estadística del amor a primera vista
Título original: The statistical probability of love at first sight
Autor: Jennifer E. Smith
Editorial: Suma de letras
Nº de páginas: 272
Serie: No
ISBN: 9788483653159
¿Desde cuándo son puntuales los aviones a la hora de despegar? Hadley ha llegado cuatro minutos tarde, lo que, bien pensado, no parece mucho: una pausa para la publicidad, el descanso entre dos clases, el tiempo que lleva calentar un plato precocinado en el microondas. Cuatro minutos no son nada.
Cierra los ojos solo un instante y, cuando los vuelve a abrir, el avión ha desaparecido.
Los caprichos del destino y las casualidades de la vida son el motor de esta conmovedora novela sobre lazos familiares, segundas oportunidades y primeros amores. Desarrollada a lo largo de 24 horas, la historia de Hadley y Oliver nos convence de que el amor verdadero puede aparecer en nuestras vidas cuando menos lo esperamos.
Lo primero que llama de este libro incluso antes de leerlo es la originalidad de su argumento, no porque trate de una historia de amor como muchas otras, sino porque la historia que en él se narra transcurre en tan solo 24 horas y precisamente fue eso lo que me hizo leerlo. A decir verdad, aparte de que la protagonista pierde su avión no sabía qué más me encontraría, así que voy a introducir un poco más: los padres de Hadley están divorciados desde hace un tiempo y mientras que esta vive en Estados Unidos con su madre, su padre se ha mudado al otro lado del charco para vivir con su nueva novia con la que finalmente decide casarse, y Hadley se dispone a coger un avión de muy mala gana para asistir obligada a la boda de su padre y de la que será su madrastra (aunque esta palabra suena fatal, la novia del padre es un amor).

A pesar de que parece que vamos a encontrarnos toda una historia de amor, en mi opinión la historia está más orientada a los lazos familiares de la protagonista, sobre todo en el pasado. Aunque está contada en presente en tercera persona, a menudo se cuentan anécdotas del pasado de Hadley y también sus sentimientos y sus miedos sobre el futuro, lo que hace que sientas que sabes mucho más de la historia de lo que en realidad sabes. Es como si el libro tuviera páginas arrancadas que has tenido la oportunidad de leer antes de que se esfumen.
Por supuesto, también tiene mucha importancia la historia de amor de la protagonista con Oliver, el chico del aeropuerto, pero en mi opinión los diálogos entre estos están algo forzados y rebuscados, especialmente cuando están en el avión, cosa que no me gusta. Si se pudiera hacer de alguna forma, cambiaría al personaje de Oliver por un amigo a secas y me centraría tan solo en la historia de la boda (que ya es suficiente argumento de por sí). Sinceramente, como personaje masculino, este chico no me ha llegado, y sé que parece una locura cambiar a alguien tan esencial para el libro, pero en este caso es mejor menos amor y más drama familiar.

Pasando a hablar del final, la verdad es que no me ha gustado demasiado. Es demasiado abierto para mi gusto y hay bastantes cosas que me gustaría saber: *Spoiler* ¿Tienen Andrew y Charlotte un bebé en el futuro? ¿Le dice que sí al fin la madre de Hadley a Harrison? ¿Están juntos Hadley y Oliver en Connecticut? ¡Necesito saberlo! *Fin del spoiler*
En términos generales es una historia entretenida, pero más vale no esperar una pastelada romántica ni nada por el estilo (que es lo que el título da a entender). A pesar de todas las cosas malas que he dicho me quedo con un buen recuerdo de este libro, pero eso no quita que la puntuación no sea demasiado alta.