4/8/13

Reseña: La colina de Edeta, de Concha López

Título: La colina de Edeta
Autor: Concha López
Editorial: Espasa
Nº de páginas: 182
Serie: No
ISBN: 9788467031317
En pleno siglo III a.C., momento en que los pueblos íberos deben enfrentarse a cartagineses y romanos, una bella historia de amistad entre tres jóvenes nos recuerda la importancia de las relaciones interculturales y de la no discriminación por cuestiones de raza, sexo o religión. Lisias, el joven griego que soñaba con viajar a lejanos países; Ater, el guerrero indómito, e Imilce, la hija de la sacerdotisa, son los protagonistas de esta historia, enmarcada en la tristemente repetida lucha contra los invasores.
Para ser sincera el argumento no es que me llamase mucho, pero fue un regalo y ya que lo tenía no le iba a hacer un desprecio.

El libro se desarrolla en la antigua Península Ibérica, antes de Cristo, por lo que tiene un vocabulario un poco antiguo al que cuesta acostumbrarse. Ater, Lisias e Imilce son tres jóvenes amigos que ven cómo su propio pueblo es invadido por los cartagineses, pero Ater no piensa quedarse de brazos cruzados y decide unirse a la batalla contra ellos junto a su amigo Lisias, todos los demás hombres de Edeta y los pueblos de alrededor. Al principio se me hacía pesado y no llegó a engancharme hasta más adelante, ya que a pesar de tener un argumento de guerras y luchas no hay más que un par de ellas y la mitad del libro transcurre en un pueblo tranquilo en el que no ocurren demasiadas cosas interesantes. Pero quizás sea la sencillez con la que está narrada la que hace que tenga algo especial que te guste.

Hay un mini triángulo amoroso entre los tres protagonistas, y aunque esto no viene a cuento me ha hecho preguntarme por qué no he leído ni un solo libro en el que sea entre dos chicas y un chico; siempre son dos chicos y una chica. Pero a lo que iba, el triángulo es tan pequeño que la única importancia que se le da es al final de la historia y la protagonista casi ni duda a la hora de elegir.

*Spoiler*
La verdad es que me entristeció que Ater perdiese la capacidad de caminar, pero me encanta cuando consigue volver a montar a Uardha después de haberle dejado en libertad y le dice: "De ahora en adelante tú serás mis piernas". Ese momento me parece precioso.
*Fin del spoiler*

Algo que no me ha gustado nada es que las frases están repletas de comas. Da la sensación de que la autora se estaba ahogando al escribir el libro y no podía parar de hacer pausas. Un ejemplo:
Al atardecer, de regreso a la ciudad, Attia, con el niño dormido en los brazos, se recostó en la carreta, entre los cestos de uva, y debido al cansancio de la jornada y al paso lento de los bueyes, se quedó también dormida.

He echado en falta un epílogo porque me he quedado con ganas de saber muchas cosas, como qué pasa finalmente con los romanos y el futuro de los tres protagonistas y del pequeño Noranus.

En resumen, es un libro bonito y entretenido, perfecto para todos aquellos a los que les guste conocer diferentes culturas y acontecimientos históricos, pero a los que no les guste no se lo recomiendo.